En nuestro espacio de opinión en El Colombiano, resaltamos con emoción el lanzamiento del programa Alianzas Estratégicas para el Mejoramiento de la Calidad de la Educación, una apuesta conjunta con la Secretaría de Educación de la Alcaldía de Medellín. Empresarios, rectores, maestros, administración municipal e instituciones facilitadoras, encontrándonos para aportar y trabajar  unidos por el desarrollo de una sociedad más igualitaria. Así lo expresamos:

Hace 5 años la Institución Educativa Santa Elena estaba en nivel C en pruebas saber 11 y pasó este año a nivel A. En el mismo período mejoró significativamente el Índice Sintético de Calidad, ganó el Premio al Mejoramiento de la Calidad Educativa Ciudad de Medellín en 2015, apropió el cuidado de su planta física, antes francamente descuidada por la comunidad educativa, pasó de un 4 % de estudiantes que aspiraban a la educación superior a un 40 %, cuatro estudiantes ganaron la beca de ser Pilo Paga y su rectora ha sido invitada a nivel nacional y latinoamericano, a presentar los logros de su institución como ejemplo de mejoramiento destacado de un ambiente escolar. Vale la pena visitar esta institución, para sentir que es posible un ambiente escolar oficial donde se vive y se siente la calidad educativa.

¿Qué ocurrió en este período? ¿Por qué estos indicadores son tan positivamente diferentes de gran parte de nuestras escuelas públicas? No es algo del azar o mágico. Es fruto de una alianza transformadora, entre la rectora de dicha institución, la Fundación Nutresa, la Universidad Eafit y el Colegio Montessori. Sector privado y oficial, trabajando juntos por un objetivo superior: que todos los jóvenes, no importa su condición social, gocen de igualdad de oportunidades educativas.

Diversas perspectivas sicológicas y pedagógicas han explicado que el aprendizaje en el ser humano, si bien tiene una dimensión individual asociada a los procesos cognitivos superiores y a la propia emocionalidad, es mucho mayor o se potencia en relación con el otro y con el entorno. Y esto lo comprendió la rectora y aceptó, y convenció a su comunidad educativa, que buscar apoyo en actores muy diversos, con capacidades para ayudar a crecer y al mismo tiempo crecer ellos también con el conocimiento de entornos sociales amplios, era una ruta acertada. Y con ese grupo mencionado, construyó una ruta compartida de mejoramiento. La educación como corresponsabilidad social.

El viernes anterior, con un gran entusiasmo y compromiso y en presencia del señor alcalde, se juntaron otras nueve instituciones de educación superior, nueve empresas y nueve colegios privados, para crear nueve alianzas en apoyo a igual número de instituciones oficiales. Instituciones de Aranjuez, Castilla, Doce de Octubre, Villa Hermosa, Belén y Manrique. Con el apoyo de la Secretaría de Educación y de Proantioquia, durante los próximos dos años y medios, trabajarán como colectivo por el mejoramiento significativo de dichas instituciones.

Se suman a estos apoyos integrales, el Programa Líderes Siglo XXI de Nutresa en las once instituciones que este año se oficializaron, para que construyan el mejor modelo de gestión escolar ante sus nuevos retos y las Mentorías Educativas, en las que rectores privados de reconocida experiencia, apoyan directamente a rectores oficiales de menor experiencia relativa.

Relacionamientos horizontales todos estos, en los que todos intentan dar lo mejor en pro del bien común, sin interés alguno en réditos económicos o de renombre. Estrategias que materializan los pactos sociales por la educación que tanto necesitamos: empresarios, rectores, maestros, administración municipal e instituciones facilitadoras, encontrándonos para aportar y trabajar conjuntamente por el desarrollo de una sociedad más igualitaria. Con razón había tantas emociones en el lanzamiento el viernes, de todas estas Alianzas.”

Compartidos