En nuestra reflexión en El Colombiano, resaltamos con alegría el reciente reconocimiento que recibió la Universidad de los niños de Eafit: el premio 2017 a la Popularización de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe, por su modelo y ejemplo internacional para la integración a las dinámicas de apropiación y creación de conocimiento desde la educación básica. Bien por la Universidad de los Niños, bien por la ciudad que avanza en ese camino del conocimiento de cara al futuro. Así lo expresamos:

La Universidad de los Niños de Eafit es un programa de educación y comunicación de la ciencia fundado en el 2005. Su objetivo: contribuir a la formación de niños y jóvenes como sujetos activos en la construcción de conocimiento y de su uso como base de progreso social. Se fundamenta en desarrollar en ellos capacidad de preguntar, el juego como medio de conocimiento, la experimentación y la conversación. Han pasado cerca de 6.000 niños, 500 maestros y 200 científicos de apoyo, por sus actividades.

El programa acaba de recibir el premio 2017 a la Popularización de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe, no solo por su modelo, sino como un ejemplo internacional muy reconocido de integración de una universidad a las dinámicas de apropiación y creación de conocimiento desde la educación básica. Similar reconocimiento recibió en 2015 el Parque Explora, por toda su labor a través de la Feria de la Ciencia y la Tecnología, los Maestros Amigos de Explora y sus Visitas Pedagógicas al parque.

Recientemente hubo un seminario en la ciudad sobre instituciones que trabajan en el modelo conocido internacionalmente como STEAM (siglas en inglés relativas a un modelo de enseñanza de la ciencia, la tecnología, la ingeniería, el arte y las matemáticas, por indagación); quedamos gratamente impresionados por la calidad y el número de instituciones que apoyan o trabajan en esta perspectiva; y muy especialmente creando capacidades en los docentes para darle continuidad a estos procesos, superando así el enfoque equivocado que aún mantienen algunas iniciativas de apoyo al mejoramiento de la calidad educativa de actuar de manera directa con los estudiantes.

Aporta igualmente de manera significativa el programa de Antioquia, Vamos para la Universidad, que de manera virtual trabaja en mejorar las competencias de lectoescritura, matemáticas, inglés y física de los estudiantes de grados 10 y 11 del Departamento. Ha graduado, por haber desarrollado las cuatro áreas, 25.200 estudiantes. Y en sintonía con lo comentado, con el apoyo de 726 profesores de las instituciones educativas mismas. Sin ellos, no sería posible el programa.

Existen muchas condiciones favorables desde estas dinámicas para establecer una sombrilla conceptual bajo la cual se pueda construir una ruta de convergencia estratégica de las mismas, para un salto innovador en el mejoramiento de la educación desde el enfoque STEAM. La Secretaría de Educación, las universidades, las fundaciones empresariales que trabajan en educación, las empresas y las escuelas, son los pilares para desatar dicha ruta.

Un desarrollo equitativo y democrático pasa por reconocernos como una sociedad de conocimiento. Que requiere articular lo que enseñamos, tanto nuestros puntos fuertes como los débiles, con las nuevas formas de elaboración, adquisición y difusión del saber. Y que las instituciones de mayor nivel de desarrollo científico y tecnológico, se incorporen a toda la cadena educativa, y no actúen simplemente como entes especializados en la educación superior.

Bien por la Universidad de los Niños, bien por la ciudad que avanza en ese camino del conocimiento de cara al futuro; bien por todos los que apoyan estos objetivos.

La educación rural merece un comentario especial en una próxima columna .”

IMAGEN TOMADA DE LA UNIVERSIDAD DE LOS NIÑOS DE EAFIT

Compartidos