En nuestra publicación de esta semana en El Colombiano, reflexionamos sobre las negociaciones entre el Gobierno Nacional y Fecode para poner fin al cese de actividades y culminar el año escolar, entre los puntos negociados, seis son factores asociados a la calidad de la educación. Estos son los detalles:

“Dos meses después de lograr los acuerdos para poner fin al cese de actividades y culminar el año escolar, es oportuno retomar los temas más importantes de la negociación entre el Gobierno Nacional y Fecode, fundamentalmente en lo que tiene que ver con la calidad educativa. 

Entre los 24 puntos negociados, seis son factores asociados a la calidad: mejoramiento salarial, infraestructura, financiación, cobertura de preescolar, jornada única y evaluación docente. La pregunta es qué tanto el mejoramiento de esos componentes se asocia a resolver problemas tan profundos como los bajos niveles de desempeño académico de la mayoría del sector oficial; la alta deserción escolar en secundaria y media; y la falta de motivación de gran parte de los actores educativos hacia la escuela. Esta preocupación surge también por el alcance de la negociación en cada uno de ellos.

En lo que tiene que ver con la financiación de la educación, se acordó reformar el Sistema General de Participaciones. ¿Pero cuál será el rol del Sindicato en este propósito? No hay antecedentes al respecto ni de cómo se articularán las entidades territoriales que administran los recursos, y tienen mucho qué decir.

Sobre la inclusión de los niños en el sistema escolar a partir de jardín y prejardín, no podemos atribuirlo como resultado de las negociaciones con Fecode. El Ministerio, desde 2015, viene dando los primeros pasos con “Transición es una nota”. Importante que la escolarización de los niños no desconozca la integralidad de la atención. El grueso de los recursos hoy en día están en salud e ICBF. Necesitamos garantizar los recursos para prestar la atención integral.

Si vamos al punto de evaluación docente, lo acordado indica que del conjunto de los docentes que no apruebe la Evaluación de Carácter Diagnóstico Formativa (ECDF), el 12 % con peor desempeño tendrá cofinanciación del Gobierno para cursos de formación y quienes aprueben los cursos ascenderán al grado y nivel correspondiente en el escalafón. ¿No estaremos desdibujando la importancia de la evaluación permanente del desempeño docente? Aprobar un curso no es equivalente a mostrar un significativo rendimiento.

En lo que no hubo acuerdos, aunque sí compromisos, fue en lo relacionado con la jornada única. La cartera deberá expedir, en los próximos meses, una modificación al decreto que la reglamenta en relación con el número de horas asignadas a cada maestro y las tipologías de actividades que se desarrollarían en estos tiempos. Los asuntos pendientes son los términos y condiciones de calidad para las actividades, que serán autonomía de las entidades territoriales.

Clave para la sociedad el análisis en la comisión tripartita -Gobierno Nacional, Fecode y Congreso de la República- para construir un proyecto de ley que modifique la carrera docente. Todos los estudios muestran que el ingreso, permanencia, evaluación y ascenso de maestros en el sistema, es clave para la calidad del mismo. Garantizar que los mejores profesionales lleguen al Magisterio y permanezcan con base en sus méritos, es responsabilidad de todos.

Valiosos los acuerdos, sin duda, pero siempre teniendo como centro el mejor proceso para nuestros niños, niñas y jóvenes. Garantizar su derecho a la mejor educación, para su mejor inclusión a la sociedad del conocimiento, debe ser el objetivo superior. Y es en este marco que deben evaluarse cada una de las propuestas que desarrollen los Acuerdos.”

Compartidos