Medellín empezó a comprender la importancia de proteger sistemáticamente sus niños con la creación del Programa Buen Comienzo en 2005. Desde la administración pública se unieron los recursos de la ciudad y la Nación y se creó este Programa para garantizar la salud física y emocional y el sano crecimiento de los niños desde la gestación hasta los seis años.

Con Buen Comienzo se pasó de hablar de protección y cuidado a ofrecer una atención integral que involucra nutrición, salud y educación; se prepara a las familias gestantes para la crianza y a los niños entre 2 y 6 años se les ofrece asistencia al jardín infantil.

Nuestras administraciones públicas han priorizado este programa por doce años, pues las evidencias científicas demuestran que la atención de calidad en los primeros años de vida le generan a cada individuo oportunidades crecientes a lo largo de toda su existencia.

Esta visión y atención a la primera infancia es reconocida a nivel nacional e internacional como una inversión inteligente y socialmente responsable. Igualmente se destaca el respaldo recibido de las entidades sin ánimo de lucro que operan los servicios y algunas fundaciones con aportes específicos para los mejores resultados.

El ejemplo más reciente del compromiso Fundacional es la atención a cerca de siete mil niños de los sectores más vulnerables del Programa, para que pudieran tener atención integral hasta el 16 de diciembre y no hasta el 30 de noviembre como estaba previsto. Las fundaciones Fraternidad Medellín, Éxito y Sofía Pérez de Soto, dieron este apoyo, teniendo muy en cuenta los estudios de impacto que muestran que un receso mayor a un mes en la atención a este tipo de población, puede traducirse en una pérdida de los logros nutricionales y de salud, alcanzados en todo un año de atención.

La buena noticia para 2017 es que el alcalde Federico Gutiérrez se comprometió con la atención entre el 9 de enero y el 22 de diciembre. Esta es una apuesta de la administración pública que debe valorarse y que crea una gran confianza en el sector empresarial y fundacional, para trabajar en mejores alianzas por la primera infancia. Y así, proponernos todos que el Programa siga siendo un patrimonio de la ciudad y cada vez enfrentemos juntos nuevos retos de calidad y de cobertura, óptimas.

Desde Proantioquia hemos venido promoviendo un Comité Consultivo que reúna sector social, academia y empresarios para acompañar al alcalde en la gestión del Programa que requiere no solo el concurso ciudadano, sino también una muy efectiva coordinación de las secretarías de Educación, Inclusión, Salud, Cultura y el Inder, y el trabajo coordinado con la Nación, en el marco de la Ley De Cero a Siempre.

Buen Comienzo entonces tiene buenas noticias para comenzar el 2017. Esperamos que en el período del señor alcalde serán cada vez mejores, pues como él lo ha señalado, hay que consolidarlo, lo que también compromete a las entidades oferentes de los servicios, que necesitan innovar en sus prácticas y en las sinergias entre ellas para los mejores resultados como ciudad.

Nota: Importante que el señor gobernador se refiera en entrevista del 22 de diciembre a este diario, al arreglo institucional que requiere la atención de la salud de los más pobres. Sí, es sin duda una preocupación Misional de Proantioquia y seguiremos contribuyendo con rigor sobre ello, para que merezca la mayor atención de los gobernantes, como esperan los ciudadanos.

Les deseo lo mejor en 2017 a los amables lectores. Por motivo de vacaciones, espero estar de nuevo con ustedes el 23 de enero.

 

Artículos relacionados:

Propuesta de institucionalidad para el programa Buen Comienzo

Primera infancia: Ley, recursos e institucionalidad

Compartidos