• Con un primer aporte de recursos empresariales, se permitirá aumentar en un 25 % la capacidad instalada de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) para atender la contingencia por el COVID-19 en Antioquia.
  • Esta capacidad adicional de atención se logrará mediante la contribución de empresas afiliadas a Proantioquia a los Hospitales Pablo Tobón Uribe y San Vicente Fundación de Medellín y Rionegro. Se esperan nuevas contribuciones para seguir aportando a la contingencia.

De acuerdo con los expertos mundiales, cientos de personas necesitarán ingresar a unidades de cuidados intensivos (UCI) o de cuidados especiales (UCE) durante las próximas semanas como consecuencia de la pandemia causada por el COVID-19 (coronavirus). Por este motivo y con el propósito de aportar soluciones que puedan ayudar al sistema de salud para afrontar este desafío, el sector empresarial vinculado a Proantioquia se une para aumentar la cobertura hospitalaria en Antioquia mediante la destinación de recursos.

La contribución será destinada a la compra de equipos para dotar nuevas UCI en los Hospitales San Vicente Fundación y Pablo Tobón Uribe, lo cual aumentará la capacidad instalada de la ciudad, para todo el departamento, en aproximadamente un 25% en  unidades de cuidados intensivos .

Con un primer aporte de 15.800 millones de pesos por parte de la Fundación Grupo Argos, Grupo Sura y su Fundación, Grupo Nutresa, Colombiana de Comercio-Corbeta y la Fundación Fraternidad Medellín, el sector empresarial y social, con la articulación de Proantioquia, contribuye con sus capacidades a esta contingencia que nos convoca como sociedad.

 “Hoy más que nunca el país necesita de los esfuerzos y el concurso del sector empresarial para hacerse partícipe de los problemas, retos y desafíos que enfrentamos. Estas iniciativas demuestran un sentimiento colectivo de solidaridad empresarial que nos unen y nos hacen más fuertes como sociedad y evidencian la capacidad de movilizar esfuerzos y voluntades para la atención de necesidades sociales”, expresa Jorge Mario Velásquez, Presidente de Grupo Argos

Las unidades de cuidados intensivos que se instalarán en los hospitales incluyen equipos médicos como respiradores, monitores, flujómetros de aire y de oxígeno, aspiradores de pared, y otra serie de equipos indispensables para mantener con vida y bienestar a los pacientes más graves.

“Esta contribución para fortalecer la atención local en salud hace parte de las diversas acciones que desde SURA hemos emprendido para responder al desafío común que hoy tenemos como sociedad de mitigar y afrontar los efectos del COVID-19, respondiendo siempre a nuestro rol clave en procurar bienestar y cuidado a las personas” comenta Gonzalo Pérez, Presidente de Suramericana.

Por su parte, Azucena Restrepo, presidenta ejecutiva de Proantioquia, extiende el llamado: “Desde Proantioquia convocamos al sector empresarial y social para que participe en la estructuración de fondos que permitan auxiliar a los hospitales de alta complejidad”.  Estos fondos deberían ser destinados a las siguientes prioridades: (i) Seguir aumentando la capacidad posible de unidades de cuidado crítico, (ii) Entrenamiento y capacitación de personal especializado en la atención de la alta complejidad médica, (iii) Material de bioseguridad para el personal que atienda pacientes con Coronavirus, (iv) Consecución de insumos para la atención masiva de pacientes: material médico quirúrgico, medicamentos, ropería, entre otros. (v) Recursos para sostener la operación, dado que el nivel de ingresos de los hospitales se afectará con la cancelación de procedimientos programados, mientras siguen asumiendo los costos de la atención y disponibilidad médica.

Desde Proantioquia agradecemos la solidaridad de todos y respaldamos las acciones del Gobierno Nacional, la Gobernación de Antioquia y el Municipio de Medellín para contener la propagación del virus y preservar la salud de todos.

Compartidos