Acción climática. Es sobre nosotros, es ahora

05 Feb 2024
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Correo electrónico
  • Whatsapp

Colombia sufre hoy de altas temperaturas. Las noticias en todo el país dan cuenta de incendios forestales con consecuencias ecológicas y económicas considerables. Y este fenómeno desata también olas de opinión que en pocos días se desvanecerán ante la llegada de un nuevo tema en tendencia. Pero este no es un asunto pasajero: necesitamos un respiro y entender la magnitud de lo que está pasando.

El impacto del Fenómeno del Niño se intensifica debido a la crisis climática y a la alta vulnerabilidad del país ante las temporadas de sol y de lluvia. Las afectaciones son diversas y, de acuerdo con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd), Antioquia se encuentra entre los territorios con mayor susceptibilidad ante eventos como olas de calor y aumento de afecciones respiratorias y de enfermedades tropicales como la malaria, derivadas de los fenómenos climáticos.

Así mismo, su impacto económico en el país y en Antioquia ha sido notorio. La Ungrd estima que, a nivel nacional, entre 1997-1998 el Fenómeno del Niño fuerte, representó cerca del 1% del PIB en daños y pérdidas y, entre 2015-2016, un equivalente al 0,6% del PIB. Durante ese período, sólo los incendios forestales, significaron para Antioquia pérdidas por 10.689 millones de pesos y se estima que la recuperación de los bosques afectados y la salud de procesos vitales para el desarrollo como la regulación y almacenamiento de agua, podrían tardar hasta 30 años. Un verdadero desastre.

Este año, según la Dirección Nacional de Bomberos, en los incendios forestales que se han presentado en el territorio nacional, Antioquia es el departamento con mayor número de conflagraciones. Esto, en un territorio como el nuestro, que junto al Chocó somos unas regiones ricas en naturaleza en los Andes tropicales. La gravedad de esta situación pone en evidencia la urgencia del trabajo que debe llevar a cabo tanto el país como el departamento en materia de adaptación al cambio climático y, particularmente, en torno al cuidado de lo vivo y a la construcción de rutas de desarrollo regenerativo basadas en el potencial de nuestra naturaleza.

Es claro que este es un asunto de desarrollo económico: según el Banco Mundial, si el país no implementa medidas frente a la crisis climática, puede enfrentar una disminución del 2,5% del PIB real al 2050: 36,5 billones de pesos a hoy.

La crisis climática nos afecta a todos y demanda acciones urgentes, especialmente en un departamento como Antioquia, altamente vulnerable y megadiverso. Conscientes de ello, en Proantioquia incorporamos en nuestra agenda estratégica la plataforma de acción climática, con una mirada integral. Es nuestra intención unir proyectos y capacidades de esta región encaminados a hacerle frente a los efectos del cambio climático y capitalizar las oportunidades, con un tejido social y empresas capaces de entregar soluciones.

Con los recursos de los actores interesados y nuestra experiencia probada en la articulación entre lo público y lo privado, buscamos incidir de manera real en este reto que enfrentamos como sociedad.

Todos debemos actuar, no solo cuando sea tendencia y noticia. Es sobre nosotros y es ahora.

*Presidenta Ejecutiva
Proantioquia

PROGRAMAS ESPECIALES

Alianzas