Lo que nos une es más grande

21 Jun 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Correo electrónico
  • Whatsapp
Por quien no votar

Tengo el presentimiento de que recordaremos esta jornada electoral como un episodio intenso, arrasador y agudo de nuestra historia; precedido y encendido por una profunda división, pugnacidad, nerviosismo, con un debate escuálido, primario y en exceso visceral.

Me pregunto cómo y quiénes les contarán esta historia a las nuevas generaciones. Qué recogerán los libros con el reto de redactarse lejos de lo que cuentan y reflejan las redes sociales. Qué les enseñarán a mis hijos sobre este tiempo, que, seguro, se mirarán y dirán: ¿Cómo permitieron que pasara? ¿Por qué se odiaban tanto y para qué?

El fin de esta jornada electoral está lejos de ser el descanso al ejercicio ciudadano de cuidar y participar activamente en la democracia. Ahora es cuando más necesitamos una ciudadanía empoderada. Todos debemos hacer lo que nos corresponde para unir este país. Las elecciones avivaron y profundizaron la división . ¿Cómo vamos a hacer para reconciliarnos?

Barak Obama, antes de abandonar la Casa Blanca, en medio de la campaña entre Donald Trump y Hillary Clinton (2016), dijo con mucha sensatez: “si para ganar una campaña tienes que dividir a la gente, no vas a ser capaz de gobernarla”.

Gobernarla, además, con una inflación de 9 %, desempleo de dos dígitos (11 %), con cerca de 20 millones de colombianos en situación de pobreza, con los rezagos de la pandemia y los dolores de una polarización que nos pone como enemigos de nuestros propios conciudadanos. ¡Un absurdo!

Es el momento de buscar, propiciar, con realidad y coherencia, la unión: “El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”, dijo el Libertador en el Congreso de Angostura (1819). Majestuosidad en esas palabras, visión y humildad. Agregaría dos más a la reflexión de Bolívar: solidaridad y confianza.

Quizás esa sea la ruta de la reconciliación, de construir un proyecto colectivo sin que eso signifique estar siempre de acuerdo.

Arthur Brooks, profesor de Harvard y autor del libro Ama a tus enemigos, en su participación en nuestro programa de liderazgo público Liderario lo declaró: no necesitamos estar de acuerdo en todo. Eso es de mediocres. Requerimos los desacuerdos. La competencia es indispensable en la democracia. No se trata de acordar más, sino de acordar mejor. La ira no es el problema. La ira mal expresada, sí.

En Proantioquia honraremos nuestra vocación de permanencia. Estaremos concentrados en ayudar a resolver retos estructurales: hambre, educación, equidad, posibilidades. Siempre activos y vigilantes. Nuestro propósito superior permanece vigente: desarrollo de Antioquia y desde Antioquia por Colombia.

Lo mediático, el espectáculo, es taquillero. Lo estructural es silencioso. Hay que invertir estos factores.

Decidamos que reconciliarnos es una prioridad que trasciende gobiernos, coyunturas y afinidades políticas. Sepamos que no será fácil. Solo nosotros, la ciudadanía, podremos decretarlo. Crucemos ese camino y, cuando estemos a punto de desfallecer, recordemos que lo que nos une es más grande que aquello que nos divide.

Columnista: María Bibiana Botero | Presidenta Ejecutiva de Proantioquia

www.elcolombiano.com

PROGRAMAS ESPECIALES

Alianzas