Por una Antioquia abierta al mundo

27 Feb 2023
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Correo electrónico
  • Whatsapp
Por quien no votar

En Antioquia hubo una época en la que para recoger café había que andar con una escalera porque los arbustos eran tan altos que los recolectores no alcanzaban. A esta variedad se le conocía como Pajarito. En 1982 Cenicafé (Centro Nacional de Investigaciones del Café), después de años de trabajo y experimentación, cruzó esta planta y produjo la variedad “Colombia”. Esto facilitó la recolección porque eran árboles más pequeños y además resistieron con más fuerza a la roya que tenía en peligro a la industria cafetera.

El país pudo producir más café con base en el conocimiento y esto nos permitió convertirnos, por un largo periodo, en el segundo productor del mundo. Fueron la experimentación, el talento humano y la aplicación del conocimiento lo que nos trajo más ingresos. Tiempos de bonanza en los que el mundo se sentía cerca.

Hay que volver acercar el mundo a nosotros, la pandemia demostró las enormes carencias pero también las infinitas posibilidades, lo conectados que estamos. Las nuevas tecnologías y las que están por venir son oportunidades.

Quedarnos con los brazos cruzados no es una opción y así lo reveló el primer índice de internacionalización empresarial de Antioquia (IIE-A), un ejercicio que construimos con Procolombia, Grupo Nutresa, ANDI seccional Antioquia y Cámara de Comercio de Medellín que analizó 300 empresas antioqueñas, de todos los tamaños. La verdad es que encontramos muchas puertas y nos mostró las que debemos abrir.

Los resultados nos dejan mal parados, estamos de espalda al mundo: en promedio 13% de los empleados domina un segundo idioma y sólo 3 de cada 100 colaboradores son de otros países. El departamento recibe 4% de la inversión extranjera directa que ingresa al país, y es casi inexistente la inversión de nuestras empresas en el exterior.

Aunque en materia de comercio los resultados son más favorables hay muchas puertas que abrir: las empresas exportan en promedio a 3 destinos internacionales, y solo 9% de sus ingresos provienen de ventas en el extranjero.

Algunas ideas que surgen también del índice: tenemos una ventaja competitiva en nuestra localización geográfica que nos permitiría atraer más inversión y empresas extranjeras a nuestro territorio. Esto se traduciría en mayores fuentes de financiación, transferencia de tecnologías y buenas prácticas para nuestras industrias.

La digitalización y el teletrabajo son hoy una realidad exitosa. Nuestras bondades en términos de clima y cultura son un imán para captar talento extranjero que puede convertirse a su vez en formador y multiplicador del nuestro.

Lo mismo aplica para miles de colombianos en el extranjero, quienes a partir de su formación, aprendieron tecnologías y formas de trabajo novedosas. Hay que intentar atraerlos física y digitalmente, incentivando pasantías, intercambios e incluso el retorno.

Aprovechar estas oportunidades implica construir una institucionalidad que responda de manera ágil y eficiente a este reto. Es mucho lo que tenemos por hacer y ganar.

Desde Proantioquia estamos listos para acompañar e impulsar estas transformaciones. Encerrarnos en nuestras montañas es un mal negocio. ¡Trabajemos por una Antioquia abierta al mundo!

*Presidenta Ejecutiva Proantioquia

PROGRAMAS ESPECIALES

Alianzas